Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

30 de octubre de 2011

Las ayudas del bonolibro y la guardería se darán según los ingresos familiares

Educación quiere que las subvenciones beneficien a los padres con rentas bajas, lo que supone acabar con la universalidad.

El bonolibro, la ayuda pública que permite a las familias valencianas reducir el coste total de los materiales didácticos, principal handicap de la vuelta al cole, cambiará sustancialmente a partir de 2012. El conseller de Educación, José Císcar, anunció ayer su intención de modificar los criterios que regulan la concesión de las distintas ayudas sociales que otorga su departamento, una medida que también afectará a la beca de comedor escolar, a la del transporte y al bono infantil.

La idea que maneja el Consell es que en todos los casos se priorice el nivel de ingresos de la familia a la hora de aprobar la subvención, y por lo tanto, que la inversión pública se destine a aquellas con peores perspectivas económicas. En palabras de Císcar, se quiere «primar la proporcionalidad para atender a los colectivos más necesitados».

Esta decisión tendrá efectos colaterales. Así, el bonolibro perderá su carácter universal, pues estaba garantizado para cualquier alumno de Primaria o de Educación Especial, tanto en los centros públicos como en los concertados. A partir de ahora, se acaba el café para todos con la inclusión del baremo económico.

Desde Educación explicaron que la modificación, que entrará en vigor el próximo curso, será sometida a un proceso de negociación con las asociaciones y entidades implicadas. El modelo que baraja aplicar la Conselleria es el reparto de las cuantías por tramos, de manera que las familias con más problemas recibirán cantidades muy superiores a las que se destinarán a aquellas que disponen de mejores rentas. «En determinados casos la universalización de algunas medidas cabrá replantearla para que las personas más necesitadas reciban ayudas significativamente superiores», dijo Císcar. Así, el nuevo criterio provocará que padres con ingresos elevados que hasta este curso han podido beneficiarse del bonolibro pierdan esta oportunidad, pues lógicamente, en algún momento se tendrá que fijar un límite para poder optar a la beca.

Hay que recordar que las subvenciones para comprar los libros de texto también llegan a la Educación Secundaria, si bien en este caso sí se tiene en cuenta el nivel de renta de los padres para poder conseguirlas, así como el número de miembros del núcleo familiar. Por lo tanto, en este caso el bonolibro no tiene un carácter genérico como sucede con la enseñanza Primaria.

El nuevo modelo también cambiará el reparto del bono infantil, que financia parcialmente el coste de escolarización de los niños que cursan el primer ciclo de esta etapa educativa (hasta tres años).

La subvención, que como la anterior se gestiona a través de los centros, se concede después de comprobar que existe la matriculación, que el colegio está al corriente en el pago de las obligaciones tributarias o a la Seguridad Social y que no se supera la ratio profesor/alumno, entre otros condicionantes. A partir de ahora también computará el bagaje económico de las familias.

De igual forma, en la beca del transporte escolar dejará de primar el criterio de distancia, pues lo normal es concederla a aquellos que tienen la residencia a más de tres kilómetros del colegio.

La única ayuda en materia educativa en la que actualmente se da peso a la renta es la que se refiere al comedor escolar, y aún así, también cambiará. Císcar ya anunció que modificaría la forma de adjudicarla de cara al curso que viene, después de las quejas de las familias que disponían de la subvención y se han quedado sin ella este año por no sumar los puntos necesarios (17).

Para tratar de llegar a más beneficiarios, se creó una convocatoria extraordinaria de tres millones que se destinaron a los excluidos. Así, se decidió entregar un 75% de la cuantía a los que sumaron 16 y un 50% a los que se quedaron en 15. Así, el cambio ya anunciado propondrá que no se dé el 100% de la subvención a los que superaron el corte mientras que el resto se quedan sin nada. Y lo más probable es que esto también se aplique en el resto de ayudas, pues responde a un criterio de proporcionalidad.

«En el actual momento de crisis debemos centrar todos nuestros esfuerzos en aquellos sectores de la sociedad que más están padeciendo», concluyó el conseller.

105

euros es la cantidad que han percibido este curso las familias valencianas por cada hijo escolarizado en Primaria y ESO a través del bonolibro. Durante el ejercicio pasado, la ayuda para Primaria oscilaba entre los 110 y los 120 euros, mientras que para los estudiantes de Secundaria también fue de 105.


218

euros es el dinero que deben desembolsar de media las familias para adquirir los libros de texto de cada hijo, según Tyrius. Es decir, la ayuda pública nunca llega a costear el gasto total.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Lamentablemente, aun no se han las familias aun no hemos cobrado la ayuda de libros para alunmos de la ESO, y lo peor es que no sabemos cuando lo vamos a cobrar, esto no lo cuentan,

Lo más leído en Ayuda Familiar