Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

24 de agosto de 2010

Cómo negociar con éxito una rebaja en el alquiler del piso

La difícil situación económica y la disminución de concesiones de préstamos hipotecarios deja a muchas familias con la única opción de vivir de alquiler. Pero aunque se ha registrado una sensible bajada en los precios de arrendamiento, algunas rentas son todavía elevadas. Si ya se es inquilino y se desea aprovechar la situación, puede negociarse con el propietario de la casa una rebaja.

Esta posibilidad beneficia al inquilino, que ahorra dinero, el tiempo de buscar otra casa y las molestias de una mudanza. Pero también el propietario obtiene ventajas ya que, aunque pierda ingresos, mantiene a quienes no le han dado problemas, la casa no está vacía y no debe buscar inquilinos nuevos. Para negociar con éxito, conviene conocer a fondo el contrato y las características de la zona, los intereses y necesidades del casero, además de tener preparada una alternativa.

ARGUMENTOS PARA RENEGOCIAR

El aumento en la oferta de viviendas en alquiler y la necesidad, por parte de los propietarios, de tener los inmuebles alquilados convierte éste en el momento más propicio para negociar con el casero una bajada de la renta. Para conseguir este objetivo, hay que convencerle con un buen argumento. Se deben controlar una serie de aspectos:

Conocer el contrato de alquiler a fondo. Antes de hablar con el propietario, hay que revisar todos los aspectos del contrato de alquiler. Es importante conocer los derechos y obligaciones que se tienen, con qué índice de precios se elaboró o cuándo rescinde. Tanto si lo permite el documento como si no, se puede intentar negociar una rebaja. No obstante, la petición debe solicitarse un tiempo antes de la revisión del contrato.

Tener conocimiento de la oferta de la zona en la que se reside. Hay que controlar los precios de los pisos similares que se arriendan cerca. Conviene hacer una lista de todas las viviendas que se hayan visto en alquiler en la misma zona, con precios más bajos y las mismas características, y mostrársela al casero.

Conocer la demanda de la zona. Hay viviendas que se alquilan nada más salir al mercado, mientras que otras tardan meses en alquilarse. El hecho de saber que hay poca demanda en la zona en que se reside beneficia en el momento de la negociación, ya que el casero tendría más dificultad para encontrar un nuevo inquilino y es posible que acceda a la petición de rebaja. Si hay mucha demanda, la negociación puede resultar más difícil.

Estar al tanto de los intereses y necesidades del propietario. Las circunstancias particulares de los propietarios, su situación económica o el número de viviendas de las que dispone en alquiler son factores que influirán en la negociación. No es lo mismo hablar con alguien que acaba de comprarse una vivienda nueva y tiene que alquilarla para poder pagar la hipoteca, que con alguien que la tiene por herencia familiar o vive de las rentas de varias casas.

Tener preparada una alternativa. Es conveniente haber visitado algún inmueble de la misma zona, conocer sus características y haberse informado de las condiciones de pago. De este modo, si no cede a la petición, se puede decir que se valora un traslado al otro piso.

Citar al casero en la vivienda alquilada. Se crea un ambiente cercano y se podrá demostrar el buen estado en el que se mantiene la vivienda. Si la casa tiene desperfectos por la antigüedad o porque el casero no ha hecho reformas, se puede alegar que la renta no se adecua a las condiciones del piso.

Hablar con determinación, pero con educación y respeto. Es bueno tener las ideas claras. Si se está dispuesto a abandonar la vivienda en el caso de que no se rebaje el precio, hay que decirlo de modo sutil. No conviene perder los papeles, hay que evitar las subidas de tono y razonar todos los argumentos. Hay que insistir en que se han pagado las cuotas de modo puntual y que no se han ocasionado problemas, puesto que son las principales preocupaciones de quien alquila una casa. En ocasiones, el miedo a perder a un buen inquilino y la incertidumbre de tener que buscar otro nuevo es suficiente razón para llevar al casero a rebajar el precio.

Proponer otras opciones. Si no se consigue la rebaja, se puede pedir al casero que pague parte del recibo de la luz, del agua o que cambie electrodomésticos antiguos. También se puede pedir una televisión o un colchón nuevos, o solicitar que permita usar el trastero, si se conoce que dispone de uno.

ASPECTOS QUE SE DEBEN EVITAR

A menudo, no saber encauzar el asunto por el camino adecuado puede tener consecuencias perjudiciales para ambas partes y provocar la ruptura de la negociación. Algunas actitudes que se han de evitar si se quiere tener éxito y llegar a un acuerdo son las siguientes:

Deducir las intenciones del interlocutor, según los propios temores.

Culpabilizar a la otra parte de la situación. Esta actitud sólo provoca en el interlocutor una actitud defensiva y de ataque, en lugar de escucha.

Encerrarse en una idea inicial.

Englobar personas y problemas en un mismo concepto. Cada negociador debe atacar el problema, no atacarse mutuamente.

No ser objetivo.


LAS CUALIDADES DE UN BUEN NEGOCIADOR

Para cualquier tipo de negociación es importante preocuparse de averiguar el canal de comunicación que utiliza el interlocutor y saber controlar sus emociones. Las características que definen al negociador que tiene éxito son las siguientes:

Está bien informado sobre el asunto del que va a negociar. Cuantos más detalles se tengan al respecto, más posibilidades hay de exponer las peticiones bien fundamentadas.

Es muy prudente. Tanto para escuchar a la otra parte, como para recibir su propuesta sin delatar rechazo ni entusiasmo.

Tiene una especial habilidad. Al transmitir sus pretensiones es muy hábil y detecta la estrategia negociadora de la otra parte.

Sabe qué quiere su interlocutor. La inteligencia emocional le permite entender los sentimientos del interlocutor, captar sus intereses y aprovecharlo para presionar sobre aspectos que impliquen menos carga emocional y permitan el acuerdo.

Demuestra empatía con su interlocutor. Sabe escuchar a la otra parte y se involucra en el terreno emocional.

Es cordial y amable. Sabe demostrar frialdad para mantener a raya su implicación emocional, a la vez que muestra calidez para guardar las formas y garantizar una relación cordial a largo plazo.

LOS PRECIOS DEL ALQUILER EN ESPAÑA

En el primer trimestre del año, los precios medios de alquiler se han estancado. Son datos del informe elaborado por idealista.com, en colaboración con la Sociedad Pública de Alquiler, sobre una muestra de 21.093 viviendas en 36 capitales españolas.

En 17 de las 36 capitales de provincia analizadas se registraron subidas de precio. Murcia fue la capital donde el incremento de la renta mensual fue mayor (3,2%), seguida de Cádiz y León (2,3% en ambos casos). En el extremo opuesto, los alquileres bajaron en Guadalajara y en Huelva (2,1%).

Las dos capitales más caras para vivir de alquiler son Madrid y Barcelona, con 12 euros de media por metro cuadrado y mes. En la capital el precio continúa estancado, mientras que en la ciudad condal bajó un 1%. Bilbao les sigue de cerca: los propietarios piden una renta de 11,5 euros por metro cuadrado y mes. Las ciudades donde es más barato arrendar un piso son Cáceres, con una renta media de 4,6 euros por metro cuadrado y mes, Castellón (4,9 euros) y Ávila (5,1 euros).




Fuente: Comsumer eroski

No hay comentarios:

Lo más leído en Ayuda Familiar