Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

4 de junio de 2009

La nueva cobertura para los parados estará ligada a formación

No le ha tocado vivir el mejor momento para el empleo en España. Sin duda, el peor, pero entusiamo y ganas para encontrar y aplicar soluciones que permitan salir del pozo no le faltan. Eso sí, con la ayuda de los interlocutores sociales, porque el diálogo social -repite una y otra vez-es una pieza clave, un compromiso personal del presidente Zapatero.

España ha pasado de crear uno de cada dos empleos en Europa a aportar ocho de cada diez parados.

Estamos ante la crisis más importante de nuestra historia, una crisis global que requiere de nuevas soluciones. Y de esta crisis no saldremos solos, sólo en la medida en que los países sean capaces de complementar las medidas de los gobiernos. En el caso de España la complementariedad de las medidas que ha adoptado el Ejecutivo es necesaria en los distintos niveles de gobierno (central, autonómico y local) pero también es necesario complementar las acciones de lo público y privado. Hay que tener presente que la crisis tiene un origen financiero, que ha generado desconfianza y una falta de liquidez que ha repercutido en la contracción de la actividad. Esta situación está teniendo alto impacto en el empleo y consecuencias preocupantes en el desempleo.

El objetivo ahora es cambiar el modelo productivo. ¿Y la forma de producir?En los últimos años ha surgido un modelo productivo basado en valores cortoplacistas, de interés individual por encima del colectivo, me refiero a los bonus, a la forma de dirigir una empresa, a valores que no ponían de relieve el esfuerzo como generadores de riqueza y, por tanto, en la organización productiva y en el mundo financiero nos hicieron pensar que se creaba valor especulando, un modelo que nos ha llevado a altos niveles de paro. Apremia recuperar y potenciar valores y estrategias empresariales que refuercen un modelo de empresa que genere valor a través de un sentido colectivo, con responsabilidad de las personas directivas, con implicación de los trabajadores y con capacidad para incorporar innovación. No podemos cambiar el modelo productivo a golpe de normativa, sólo lo haremos si somos capaces de organizar las empresas y trabajar de otra manera.

¿Maneja un escenario en España con cinco millones de parados?
A lo largo de los últimos meses la intensidad y rapidez de los cambios, de las variables que intervienen en la economía ha sido impredecible. No hace ni un año, por ejemplo, que el barril de petróleo estaba a 140 dólares, pero ¿cuál era el Euribor o la inflación antes de verano? El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Comisión Europea o el Banco Central Europeo, por citar algunas instituciones de relieve internacional, han modificado sus previsiones económicas. Por eso, cuando me pregunta si manejamos un escenario con cinco millones de parados le podría contestar que todo escenario es posible, pero también que hay que tener en cuenta el impacto de los planes de estímulo que ha tomado el Gobierno. Pero estoy convencida, aunque no hay duda de que es una coyuntura muy difícil y dura, de que las medidas adoptadas van a permitir que se modifique la tendencia.

La crisis está afectando a todos los países pero España es sin duda el más castigado por el desempleo. ¿Dónde hay que buscar las causas?
En España, con la legislación laboral actual, fuimos capaces de generar cuatro millones de empleos en los últimos años y aportar más de la mitad de los puestos de trabajo que se crearon en Europa. Y con la misma norma y modelo productivo hoy estamos en la situación contraria. Las causas no hay que buscarlas sólo en el modelo productivo y la legislación. En España hay circunstancias que dan singularidad a esta crisis. Una, el rápido ascenso y caída del sector de la construcción residencial, que ha aportado este año más de 600.000 parados; segundo, el incremento de la población activa más rápida que en la UE y, tercero, el alto nivel de temporalidad en la contratación laboral, que nos ha llevado a un ajuste en términos de empleo. Otros países europeos, que están sufriendo una reducción del PIB más alta que España, no han tenido el mismo problema con el desempleo.

Desde algunos sectores se exige más al Gobierno.

Desde hace un año el Gobierno ha tomado y lo sigue haciendo medias valientes, más de cien en el Plan E, medidas de calado muy distinto que suponen el esfuerzo económico más importante realizado por un país europeo en términos de Producto Interior Bruto.

Si contamos las cien medidas puestas en marcha, más las medidas de protección o los estabilizadores automáticos el esfuerzo está cerca del 5% del PIB.

Una de las principales críticas realizadas al Plan de Inversión Local son los coyunturales efectos sobre el empleo.

Los efectos del Plan son coyunturales, pero han sido bienvenidos por su inmediata repercusión en el empleo. El Gobierno está actuando en esta crisis con medidas coyunturales y también estructurales. Y creo que tenemos amplia coincidencia en España en la necesidad de renovar nuestro modelo productivo, que no afecta sólo a qué sectores que hay que potenciar, también a cómo organizar la actividad productiva. En esta coincidencia disponemos de medidas de reforma estructural que se están poniendo en marcha y es conveniente hacerlo en el ámbito de ampliación de la directiva de servicios, en la aplicación del uso de tecnologías, energías alternativas, uso de la cultura digital...

Recuerde reformas estructurales puestas en marcha.

El plan para el automóvil, que tendrá una repercusión futura en el empleo, el plan renove para el turismo, el nuevo Plan de Inversión Local anunciado por el presidente, el plan Avanza, que persigue el uso de la tecnología digital... También son medidas estructurales mantener la deducción fiscal por inversión en I+D+i, o las bonificaciones a la reposición de prestaciones.

La vicepresidenta económica se han mostrado favorable a negociar una reforma laboral.

En el ámbito laboral se están planteando ya cuestiones que afectan a la negociación colectiva, que inciden en el absentismo, en la adecuación de la formación para el empleo, la seguridad y salud en el trabajo, la flexibilidad interna de la organización de la empresa...El concepto de relaciones laborales no se agota con el modelo de contrato y, mucho menos, con el coste del despido. El Gobierno está abierto a avanzar junto a interlocutores sociales hacia un modelo de relaciones laborales que permita un cambio de modelo productivo.

¿Y si el diálogo social no da frutos?
El Gobierno ha tomado medidas en el ámbito laboral y seguirá tomándolas, pero mantiene el compromiso firme de que las modificaciones en este terreno surjan del acuerdo entre empresarios y sindicatos y reitero mi esperanza de alcanzar esos acuerdos. Pero no se pueden plantear posiciones máximas porque dificultan el acuerdo.
De sus palabras se deduce que este diálogo está más vivo que nunca.

Siempre ha estado vivo y activo.

¿Qué opina sobre el nuevo contrato estable con despido de 20 días por año que proponen algunos economistas para animar a las pymes a contratar?
Me gustaría recordar que hay cuatro maneras de finalizar una relación laboral en España. La que corresponde a un contrato temporal que tiene ocho días por año trabajado de indemnización, un despido objetivo con 20 días de indemnización, un contrato de fomento del empleo con 33 días con un tope de 24 mensualidades y un contrato ordinario de 45 días de indemnización por año con un tope de 42 meses. Y la indemnización media en nuestro país está en 19 días. Sería interesante valorar en el diálogo social la adecuación al momento actual de la reforma emprendida en 2006, las medidas de estímulo a la contratación para repasar su funcionamiento, y en este contexto se podría plantear una nueva modalidad contractual para negociar. No estamos cerrados a nada, pero sí abiertos al compromiso reiterado por el presidente del Gobierno de que todas las cuestiones que afectan a la relación laboral se discutan en el diálogo social.

Entonces, sobre el despido, nada de nada...

Las prioridades en este momento son: restablecer los mecanismos de acceso al crédito porque algunas veces nos olvidamos de la incidencia de la falta de liquidez en el desempleo; la segunda prioridad es frenar la destrucción de empleo y ya hemos tomado medidas en este sentido; la tercera es mantener el nivel de protección por desempleo; la cuarta potenciar la formación y facilitar la contratación. Entre estas prioridades no está cómo facilitar el despido, porque con la legislación actual la generación de desempleo consecuencia de la finalización contractual es tan alta que hay que pensar en medidas que faciliten el mantenimiento y generación de empleo.
El Gobierno se ha comprometido a ampliar la cobertura por desempleo a los parados que agoten el subsidio, por desempleo. ¿Para cuando medidas en este sentido?
Hoy en España la nómina de personas que cobra protección por desempleo supera los 2,5 millones, el nivel de beneficiarios más alto de la historia. Dicho esto, ampliar la cobertura para aquellos parados que hayan agotado su prestación es un compromiso del Gobierno que va más allá de las palabras. Es cierto que hay personas que finalizan su periodo de prestación contributiva o de subsidio y no disponen de ingresos. Es una situación preocupante, aunque hay que tener en cuenta que hay personas que aunque no están cobrando prestación por desempleo sí pueden estar percibiendo alguna protección social de su comunidad o ayuntamiento. En este contexto, el Gobierno ha planteado en el diálogo social que se ponga en marcha un programa que permita dar cobertura económica a personas que hayan finalizado el subsidio. Una cobertura económica que estaría vinculada a la participación en un intinerario de empleo.

Subsidio vinculado a trabajo entonces...

No habrá una ampliación automática del subsidio, porque pensamos que es más adecuado para los desempleados vincular la mejora de sus capacidades profesionales a participar en un itinerario de empleo, vincular cobertura económica con trabajo.

¿De qué cuantía hablamos y cuándo se aplicará la nueva medida?
Espero que en breve se acuerde con los agentes sociales. La nueva medida sería extraordinaria y coyuntural y las cantidades podrían ser similares al subsidio, el 80% del Iprem, 421,79 euros.

¿Quién asumirá el gasto, el Estado o las comunidades?
La actuación sería complementaria, de autonomías y Gobierno central. Éste podría asumir el coste económico y los gobiernos autonómicos, a través de los servicios públicos respectivos, la articulación de los itinerarios de empleo.

A la vista de que se van a adoptar nuevas medidas, queda claro que no hay problemas de caja para pagar las prestaciones.

El presidente del Gobierno y la vicepresidenta económica han reiterado que el margen que este país tiene para asumir deuda es posible. En 2009 los Presupuestos del Estado aportarán entre 10.000 y 12.000 millones para complementar las cuotas por desempleo que pagan empresarios y trabajadores. Es la demostración de que el compromiso del Gobierno de mantener el sistema actual de prestación por desempleo va más allá de las palabras.

¿Es partidaria de bajar cuotas sociales a las empresas?
Quiero recordar que ya hay medidas que inciden en esta reducción. Por ejemplo, en los ERE de suspensión la empresa para lograr su viabilidad reduce sus costes porque los salarios de los trabajadores en parte o totalmente son pagados por el Estado a través de las prestaciones por desempleo. Pero, además, en la medida en que la empresa se comprometa durante un año, el coste de Seguridad Social es del 50%. Y quiero recordar que hoy también existe una medida que bonifica al cien por cien la cuota empresarial hasta un periodo de tres años cuando el empresario contrata a una persona que cobra una prestación por desempleo. Y tengo que volver a recordar que hay 2,5 millones de personas que cobran una prestación por desempleo y que es probable que un empresario encuentre entre ellas al trabajador adecuado.


Fuente: abc.es

No hay comentarios:

Lo más leído en Ayuda Familiar