Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

1 de marzo de 2009

Trabajos alternativos para hacer desde casa

Realizar encuestas online o participar en estudios de opinión son algunas de las alternativas que ofrece el mercado para ganar un dinero extra.

Compaginar el trabajo actual o las actividades diarias con empleos alternativos, de escasa dedicación y fácil acceso puede entenderse como una manera diferente de ganar un dinero extra, aumentar la capacidad de ahorro y mejorar así la economía doméstica. El requisito indispensable es disponer de tiempo.

El auge de Internet y el imparable crecimiento de cibernautas han convertido a la Red en un nicho tanto para el márketing como para la publicidad, con el fin de captar nuevos consumidores. Sin embargo, también han generado nuevos empleos como la lectura de correos o las encuestas online, de las que se pueden beneficiar los mismos ciudadanos.

Recompensa variable: de 0,03 hasta 4 euros

No hay duda que cobrar por navegar es un buen incentivo para utilizar Internet. Aunque la mayoría de las veces estas estrategias tengan como finalidad seducir al cliente con publicidad, hay empresas que pagan hasta cuatro euros por contestar una encuesta. Aunque también las hay que pagan 0,03 euros por cada correo electrónico leído.

La opción de rellenar encuestas online o escribir opiniones puede resultar remunerativo siempre que se tenga constancia de ello y que se disponga de tiempo libre porque los formularios pueden ser muy largos. El trabajo se basa en contestar preguntas sobre gustos y preferencias de los consumidores o escribir opiniones sobre productos de la vida cotidiana. Normalmente estas encuestas están dirigidas a amas de casa o mayores de 25 años, mientras que los que escriben sobre productos son, generalmente, expertos en la materia.

Los pasos para desarrollar esta labor son sencillos. Primero se ha de acceder a la página web, rellenar un cuestionario con los datos personales y establecer una cuenta de correo y se enviará un link con una dirección. Al pinchar en el enlace, se entra en la página web y se ha de crear el perfil del consumidor para que envíen las encuestas que tienen que ver con el perfil de la persona. Es fundamental completar al máximo este perfil e ir actualizándolo para incrementar las posibilidades de participación.

A medida que se rellenan encuestas se van sumando puntos hasta llegar a una cantidad determinada que se traduce en dinero

A medida que se rellenan encuestas se van sumando puntos hasta llegar a una cantidad determinada que se traduce en dinero (se puede llegar hasta los diez euros por encuesta, dependiendo de la longitud de la misma).

El inconveniente de estos programas es que no hay manera de saber cada cuánto se recibirá un formulario porque depende casi exclusivamente del perfil.

Por otro lado, los pagos pueden retrasarse algunas semanas en función de la extensión del estudio, por lo que es conveniente no aceptar este tipo de trabajos como algo fijo.

Quienes colaboran con este tipo de empresas aseguran que el 'truco' está en que se ha de contactar con amigos o conocidos para que también participen. Si se recomienda a alguien, la empresa paga por hacer la encuesta y además agrega un porcentaje cada vez que realice algún sondeo. De esta manera, se cobrará el 50% de las ganancias del amigo recomendado y 0,50 euros por cada recomendación.

Algunas empresas de Internet que pagan por contestar encuestas, participar en sondeos de opinión o escribir sobre temas especializados son Ciao y American Consumer Opinión .

Fuera de la Red

Pero no sólo Internet ofrece opciones para aumentar el salario. Realizar trabajos alternativos para empresas de servicios de manera puntual, como cuidar niños o ancianos, vender objetos propios que han caído en desuso, etc. son también iniciativas a tener en cuenta. Por ejemplo, una asistenta doméstica puede llegar a ganar hasta diez euros la hora. Trabajando dos días a la semana dos horas cada día, podrá ganar un promedio de 160 euros mensuales. No se trata de trabajar ocho horas al día de lunes a viernes, sino de obtener el máximo beneficio del tiempo libre para ganar dinero.

Impartir clases: Las horas libres al día se pueden aprovechar para dar clases a domicilio. Es tan simple como colgar un cartel con los datos del profesor en algún lugar concurrido, un centro cívico o un supermercado de barrio, por ejemplo. Otra opción es contactar con empresas de enseñanza que imparten clases a domicilio y actúan como intermediarios entre el alumno y el profesor. Ellos organizan las clases según la demanda y a final de mes pagan por las horas impartidas.

Planchar o limpiar a domicilio: Implica pocas horas al día y pueden realizarse los fines de semana.

Cuidar niños o ancianos: Muchas familias necesitan ayuda para cuidar ancianos algunas horas al día, o para recoger los niños del colegio, por lo que para los jóvenes que están estudiando es una opción a tener en cuenta.

Cocinar para otros: Se puede trabajar de manera puntual para caterings, bares o fiestas privadas, haciendo comida casera, pastelería o alguna especialidad como comida oriental, por ejemplo.

Trabajos esporádicos: Hay algunos trabajos que entrarían dentro de la categoría de 'estables', pero que no llegan a cubrir un sueldo medio porque son de pocas horas o se realizan únicamente algunos días a la semana. Por ejemplo, trabajar como repartidor de publicidad o como camarero los fines de semana.

También se puede participar en encuestas o estudios que determinan cuáles son las preferencias o hábitos de consumo de las personas.

Los análisis de calidad o tendencias que se hacen a los consumidores son remunerados, pero se ha de disponer de tiempo libre para desplazarse hasta el lugar donde se hacen dichos estudios. Por ejemplo, por hacer un estudio de una crema limpiadora, un laboratorio cosmético puede llegar a pagar hasta 25 euros.

Encuestas: son estudios que analizan las preferencias de consumo o la aceptación de un producto antes de que salga al mercado. Si se trata de un nuevo producto el objetivo es saber cuál es la opinión del consumidor en relación a su calidad, el aspecto, el sabor, la textura, el olor, y la aceptación del mismo, es decir, si lo compraría o no. Pueden llegar a durar hasta una hora.

Pruebas de calidad: son pruebas para confirmar que los productos tienen buena calidad. Por ejemplo, algunos laboratorios cosméticos ofrecen probar sus artículos por un determinado tiempo. Proporcionan a los consumidores una crema que deben usar durante un tiempo determinadas veces al día. Al finalizar este periodo se ha de rellenar una encuesta de opinión y se recibe una cantidad de dinero que, en algunos casos y dependiendo del tiempo de prueba, puede llegar a los 25 euros.

Datos para ahorrar
Otra de las posibilidades que se barajan para ganar un dinero extra es deshaciéndose de las cosas que han quedado en desuso como libros viejos, ropa usada o muebles antiguos. Los mercadillos no sólo sirven para comprar, sino que también pueden convertirse en una fuente de ingresos vendiendo lo que no ya no se utiliza.

Además de realizar este tipo de trabajos alternativos, hay otras posibilidades para aumentar el nivel de ahorro, como establecer un presupuesto mensual que determine lo que se puede gastar y tratar de no sobrepasarlo; controlar el gasto de las tarjetas de crédito y tratar de no gastar más de lo que se tiene.

No hay comentarios:

Lo más leído en Ayuda Familiar