Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

4 de diciembre de 2008

Buscar un trabajo sin Internet

Resulta evidente que la expansión de Internet ha provocado grandes cambios en la sociedad, en el modo de trabajar e, incluso, en la manera de buscar trabajo. Aun así, todavía existe y funciona la búsqueda a pie de calle, sin módem ni bytes. Al margen de sus páginas web, muchas cadenas comerciales y empresas cuentan con formularios o "buzones" permanentes donde muchas personas aspiran a formar parte de sus plantillas. Por otra parte, no sólo las firmas ofrecen puestos de trabajo; muchas personas ofrecen servicios y, en este punto, la creatividad es ilimitada.

En general, cualquier sitio sirve para promocionar las aptitudes laborales, desde los buzones de las viviendas - uno de los lugares favoritos para los trabajadores autónomos de servicios técnicos-, hasta los tablones de anuncios de los gimnasios, locutorios y establecimientos comerciales. Es más, el propio mobiliario urbano sirve muchas veces de soporte para anunciarse. Basta con observar las farolas, las paredes, los canalones de desagüe de los edificios, las paradas de autobuses, los bancos públicos y hasta los árboles para encontrar en ellos modestos anuncios caseros que exponen el servicio ofrecido y, a continuación, un número de teléfono.

Farolas, paradas de autobuses, bancos y árboles son soportes habituales de anuncios para buscar trabajo

En este tipo de anuncios, generalmente, no se encuentran profesionales con formación universitaria, sino que se registran tareas poco cualificadas o circunscritas al ámbito doméstico, como la limpieza, la jardinería, el servicio de canguro o el cuidado de ancianos. De todas maneras, para este tipo de trabajos, los pequeños carteles diseminados por el barrio, al alcance de los potenciales empleadores, resultan a veces más efectivos que los anuncios publicados en periódicos específicos de demanda y oferta de empleo. De hecho, si se observan con atención las secciones de avisos clasificados de diferentes periódicos es posible trazar algunas constantes. Más allá de la proliferación de anuncios eróticos o de las "ofertas trampa" (que remiten a teléfonos de pago o a cursos), puede decirse que hay más cantidad de ofertas cualificadas en diarios de difusión nacional que en periódicos locales, donde predominan las ofertas para operarios, vendedores y técnicos.

Los métodos y la actitud
Al margen de los canales -periódicos, Internet, avisos caseros, comercios, etcétera-, gran parte del éxito a la hora de buscar trabajo está relacionado con el método y la actitud que se tienen para ese proceso. Los expertos en selección de personal se enfrentan a decenas de currículo cada día y, como señalan, algunas veces los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. Tomar la iniciativa al presentarse -incluso si la empresa no está buscando en ese momento a un nuevo trabajador-, transmitir interés y una actitud proactiva son elementos que ayudan a quien está buscando un empleo.

Lo mismo se puede decir en la confección del currículum, una tarea en la que se cometen errores inocentes que pueden desembocar en un fracaso. Sin llegar al extremo de utilizar folios de colores o romper excesivamente los moldes de la formalidad (algo que en algún caso concreto sí podría funcionar, pero que, en principio, es un arma de doble filo), sí es necesario pensar que esas páginas representan al candidato: conforman la primera impresión que se llevará la empresa y, por tanto, deben hablar no sólo de los logros académicos sino de quién es la persona, cuál ha sido su trayectoria laboral y cuáles son sus cualidades y "puntos fuertes" que le hacen apropiado para ocupar el puesto vacante.

Un error en el que se incurre con frecuencia es pensar que un currículum abultado, con muchas páginas y párrafos extensos conduce al éxito. Lo más importante es que el documento sea perfectamente legible, ordenado y sintético, pues quienes los leen no disponen de mucho tiempo. Por ello es importante resaltar cuáles han sido los trabajos, funciones y responsabilidades anteriores del modo más exacto y sintético posible, sin olvidar detallar las fechas de cada experiencia laboral previa.

UNA IMAGEN EN LUGAR DE MIL PALABRAS
En la era de la comunicación audiovisual el dicho popular de que una imagen vale más que mil palabras cobra más vigencia que nunca. Aunque los currículo impresos son la principal tarjeta de presentación, el aspecto gráfico y sonoro es cada vez más importante. La tradicional foto de carné no puede competir en impacto con el vídeo currículum; una nueva modalidad de presentarse -aún incipiente en España- que, sin embargo, gana terreno año a año.

Para algunos puestos de trabajo en los que la buena presencia y la locuacidad son fundamentales, adjuntar un CD de vídeo con una breve presentación puede abrir unas cuantas puertas, acortar el proceso de selección y dar al reclutador una idea más acertada del candidato sin necesidad de pasar por una entrevista personal. Entre las ventajas que tienen estos vídeos -cuya duración no suele exceder los tres minutos-, hay que mencionar su dinamismo, su potencial comunicativo y el factor de diferencia que supone con respecto a los demás candidatos al puesto. Por ejemplo, en el caso de un vendedor que quizá no tenga tanta experiencia o formación como el resto de los aspirantes, pero sí tenga grandes aptitudes de comunicación, soltura y desinhibición, la mejor manera de transmitir esas cualidades al seleccionador es ponerlas en práctica. Y, para ello, nada mejor que una entrevista personal. No obstante, si el currículum impreso que envía se queda eclipsado por los demás, puede que nunca tenga la posibilidad de conversar cara a cara con el reclutador. Para subsanarlo, nada más efectivo que una imagen en movimiento.

No hay comentarios:

Lo más leído en Ayuda Familiar