Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

4 de noviembre de 2008

Retrasar el 50% pago hipoteca costará 3.500 euros en intereses al parado

El plan aprobado por el Gobierno para permitir a los parados que retrasen durante dos años el 50% de la cuota abonada en sus hipotecas tendrá gastos para los titulares de este producto que el Gobierno ha pasado por alto. Por ejemplo, el aplazamiento durante los 24 meses estipulados (desde 1 de enero de 2.009 hasta diciembre de 2.010) tendrá un coste en intereses, si se apura al máximo los 10 años concedidos por el Gobierno, de 3.500 euros para cada ciudadano.

Por ejemplo, un ciudadano que tenga contratado un préstamo hipotecario por la cifra de 170.000 euros a 25 años actualmente abonaría una cuota mensual al banco de 1.075 euros. Si se queda en paro en Navidades y decide recurrir al nuevo paquete del Gobierno tan sólo abonaría a partir de enero de 2009 un total de 575 euros, quedando las restantes 500 euros aplazados para su pago a partir de enero de 2011 con un límite de tiempo de hasta 10 años. Si dicho desempleado sigue sin encontrar trabajo y acogido a esta medida, en diciembre de 2020 (tope puesto por el Gobierno para esta medida) tendrá acumulada una deuda total de 12.000 euros.

El aplazamiento por dos años de la mitad de la cuota hipotecaria no es perdonada sino que tendrá que ser abonada más los correspondientes intereses generados en esos 24 meses a partir de enero de 2011. Si el trabajador está en buena situación económica para abonarlos podrá hacerlo efectivo de forma inmediata en uno o dos años (en 2012 o 2013) pero si no es así tendrá que aplazarlos por más tiempo, hasta el límite de 10 años estipulados por el estado en esta medida.

Tomando como referencia el último Euribor de octubre al 5,25%, en ese caso óptimo de que el hipotecado esté a partir de 2011 en buena situación financiera y lo abone en un año, los intereses abonados por esos 12.000 euros serían de 607 euros. Pero si su situación es peor y tarda dos años la factura se elevaría a 1.165 euros; en tres años a 1.668 euros; en cuatro años a 2.116 euros, a 2.505 en cinco años, a 2.832 euros en seis años, a 3.093 euros en siete años, a 3.286 en ocho años, a 3.405 millones en nueve años, hasta llegar a un coste total de 3.448 si espera a devolverlo en diez años. Esta última cifra supone un 30% de la cifra adeudada (12.000 euros).

Esta cifra será obviamente menor si la cifra atrasada es más reducida. Por ejemplo, si el parado solo aplaza una cuarta parte de la cuota de su hipoteca en esos 2 años, acumula una deuda de 6.000 euros, lo que elevaría los intereses abonados en el caso de que recurra al plazo máximo permitido de 10 años de 1.725 euros. Si lo abona en menos tiempo, es decir en 5 años, sólo pagaría 1.253 euros.

En cualquier caso, estos intereses de la demora por aplazar la mitad de la cuota por dos años supone una cifra pequeña si se toma en cuenta el coste financiero total del crédito total de 170.000 euros a 25 años solicitado inicialmente por el ciudadano al banco, que asciende a 135.556 euros. Además, puede suponer un gran alivio para el parado en un momento económico difícil hasta el punto de que le compense pagar esos intereses.

Es importante reseñar que, en cualquier caso, es el propio parado el que se hace cargo del total de la factura por los costes derivados del aplazamiento del pago de la mitad de la hipoteca en esos dos años y que ni el banco ni el Estado ponen un duro.

De hecho, medidas similares a estas han sido negociadas en los últimos meses por muchos ciudadanos para aliviar el importe de su cuota hipotecaria tras un acuerdo con el banco, figura que se conoce como solicitar un periodo de carencia en la hipoteca. La única diferencia de esta medida es que ahora los bancos estarán obligadas a llevar a cabo dicha refinanciación y además no tendrán riesgo para la entidad ya que cuenta con el aval del Estado, es decir que en caso de impago será el Instituto de Crédito Oficial (ICO) dependiente del Ministerio de Economía el que haga frente a esos pagos a partir de 2011. De todas formas, el ICO calcula entre 100 y 400 millones el coste de avales para esta moratoria hipotecaria.

Sobrecoste en la hipoteca a partir de 2011

Otro handicap de esta moratoria hipotecaria de Zapatero es el hecho de que supondrá una carga suplementaria en la hipoteca de los ciudadanos que se hayan acogido a esta ayuda a partir de 2011 cuando tengan que devolver las cifras adeudadas. Por ejemplo, si el parado que ha recurrido a esta subvención de la mitad de la cuota entre 2009 y 2010 y en enero de 2011 todavía no hubiera mejorado su situación económica tendrá que abonar a partir de entonces de todas formas su cuota habitual anterior a la moratoria (unos 1.075 euros mensuales) más la parte correspondiente a la devolución de la cuantía pendiente y los intereses correspondientes.

También se considera un elemento en contra para este plan de ayudas el hecho de que no se podrá disfrutar si la persona no está en paro o es autónomo, lo que excluye a aquellas personas que vean mermados sus ingresos como consecuencia de la crisis económica pero que mantengan su puesto de trabajo.

Otros requisitos establecidos por el Gobierno son que el solicitante debe ser titular de una hipoteca concertada antes de 1 de septiembre de 2008 y por importe inferior a 170.000 euros y solo en el caso de vivienda habitual o primera vivienda.

Además, el beneficiario de esta moratoria deberá estar parado o pasar de estarlo con anterioridad al o ser trabajadores autónomos con cargas familiares que hayan cerrado su negocio o acediten pérdidas que reduzcan sus ingresos a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem) o pasar a ser pensionistas de viudedad con cargas familiares.

Fuente: Invertia.es

No hay comentarios:

Lo más leído en Ayuda Familiar