Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

1 de noviembre de 2008

Ante la crisis, unión de la familia

Cuando esta entra por la puerta, hay que luchar para que el amor no salga por la ventana.

Vivimos unos momentos difíciles. La ola mundial de desequilibrio económico, los anuncios de recortes de personal en empresas y la incertidumbre por el futuro financiero no solo afectan el bolsillo sino también el ánimo de las familias que deben vencer el reto de vivir en tiempos de crisis.

"Para muchas personas el sustento emocional viene de la seguridad económica", afirma Adrián Roel Favela, psicólogo especialista en manejo del estrés y director del Instituto de Bienestar Integral en México.

"Entonces al haber bajas, hay que reorientar esfuerzos y a veces son oportunidades muy buenas para generar nuevos proyectos o acciones, cambiar de giro o ser más creativos", añade.

Sin embargo, esta perspectiva no es la primera que se instala en la mente de una persona ni de su familia al recibir la noticia de un despido, por ejemplo, aun cuando sea justificado.

"De entrada, al 99 por ciento de los seres humanos les pega como si fuera algo contra ellos, como una agresión y la reacción es negativa, de defensa o de enojo. Sería contrario a la naturaleza tomarlo positivamente", indica el psicólogo Édgar Suárez, director del Centro de Orientación y Desarrollo Educativo de la Universidad Regiomontana.


La autoestima como aliada

Lo primero que hay que hacer ante un despido o ante la falta de trabajo es cuidar lo más valioso que existe: la autoestima.

¿Cómo? Darse cuenta que un sueldo o un empleo no es todo lo que una persona es. Además de ser el proveedor o proveedora de la casa se es el padre, la madre, el protector, el apoyo.

"Cuando te pega en el autoestima todo tu ser se colapsa porque piensas que solo eres eso, que ganas el respeto de tu familia, tu mujer, el estatus en tu casa porque traes el dinero, pero eso no te define", indica Suárez.

"Por eso es importante repetirte que eres el padre o la madre, la fuente de respeto, de amor, de concordia, de unión y sabiduría, no solo el dinero, y eso es lo más difícil de ver en una crisis".

En este sentido lo recomendable es no tener miedo de comunicarle a la familia la noticia. Ellos deben enterarse que aunque estén acostumbrados a ciertas cosas, debe haber ajustes.

"Algunos papás fingen salir a trabajar, pero se van a tomar el café y buscar trabajo, pensando que están protegiendo a su familia, pero realmente se protegen a ellos mismos y no es una actitud correcta pues aumenta la tensión y el estrés", advierte el experto.


La familia como escudo

Cuando en una familia la situación económica es complicada lo mejor es el diálogo. Hay que evitar en todo momento los reproches a los hijos o a la pareja o presionarlos para que consigan un trabajo o una actividad remunerada.

Se trata de explicarles que hay que cubrir primero las necesidades básicas como servicios básicos, colegiaturas escolares.

"(La idea) es demostrarse que los miembros de la familia tienen un lazo que va más allá de si hay dinero para pagar el manicure o las clases de gimnasia, por eso es importante no regañar, no señalar, no corregir", comenta Suárez.

Los hombres, señala Villegas, deben aceptar que necesitan ayuda y tener humildad para buscar opciones de solución y no ver a la familia como el enemigo.

La pareja debe permanecer muy unida para hacer frente a la crisis. Deben recordar las razones por las que están juntos, qué los motivó a unir sus vidas para así fortalecer su relación.


Los pies plantados a la tierra

La forma más infalible para producir ansiedad es agrandar las cosas. Cuando hay una situación de crisis, como el desempleo, se suele magnificar y el futuro se visualiza en términos de catástrofe.

"Hay que vivir el presente, seguir haciendo lo que está al alcance de tu mano y prepararte para ser eficaz con lo que te toca, ser productivo y vivir como si fuera el último día", recomienda Roel Favela. "Lo importante de las cosas negativas es que normalmente pasan y la mayoría de la gente llega a sobreponerse a ellas", agrega el experto.


Ellos y ellas reaccionan diferente

Los hombres y las mujeres reaccionan distinto a las crisis, y esto es vital tenerlo en cuenta, observa Suárez.

Generalmente los hombres se aislan en situaciones de este tipo, lo que les permite reconsiderar las cosas y organizarse emocionalmente.

Las mujeres tienden a conversarlo; ellas se recomponen a partir de la conversación, mientras los varones lo hacen a partir del silencio, de la soledad.

Desorientación, confusión, culpa, miedo, sumados a dolores de cabeza, gastritis, colitis, depresión y ansiedad, son algunos de los indicadores de que hay que pedir ayuda profesional.

"Es común que ante el estrés se recurra al alcohol, a no llegar a casa, o a las drogas", dice Miguel Villegas, coordinador de la Extensión de Equidad y Género de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

"Así que si ven que se está complicando hay que pensar en la ayuda profesional, en un lugar donde puedan hablar para tomar una decisión adecuada".


secretos para salir adelante

-Apoyarse en la familia y la pareja

-"Apretarse el cinturón", es decir, reducir gastos superfluos y ahorrar.

-Pensar que es algo transitorio y que lo va a superar

-No culparse de una situación que no depende de usted

-Buscar pequeños trabajos que aporten economicamente mientras se acaba la crisis.

No hay comentarios:

Lo más leído en Ayuda Familiar