Ayudas Familiares, Subvenciones, Prestaciones, Subsidios, Desempleo, Paro, Buscar Trabajo, Ayudas a los hijos, Ayuda Familiar, Colegios, Becas, Mujer, Vivienda, Hipotecas, Alquiler, Inem, Sepe,Seguridad Social.



Buscar tipo de ayuda ó temas relacionado

7 de julio de 2008

Discriminación a la familia española

Para converger con la UE, el IPF reclama una prestación universal por hijo a cargo de 125 euros al mes hasta los 18 años

España sigue instalada en el furgón de cola de las ayudas estatales a la familia en el contexto europeo. Cuatro evidentes discriminaciones de las familias en nuestro país explican los bajos índices de natalidad y contrastan con el trato que reciben las europeas.

Para empezar a converger con la Unión Europea (UE) en políticas de ayuda familiar, el Instituto de Política Familiar (IPF) lanza un aviso a los partidos políticos y les reclama “que incluyan en su programa electoral la prestación social por hijo a cargo de 125 euros al mes hasta que el hijo cumpla los 18 años“

“Los partidos políticos todavía no han apostado por la familia” afirma Eduardo Hertfelder, presidente del IPF, quien reivindica que esa ayuda de un total de 1.500 euros al año se conceda a “todas las familias españolas (sin límite de renta)”.

La familia, la gran abandonada

“A pesar de que existe una clara relación entre falta de ayudas la familia y descenso de la natalidad e invierno demográfico, ningún partido político, al día de hoy, ha anunciado medidas que ayuden a superar la discriminación e injusticia existente, con respecto a Europa, en la ayuda por hijo a cargo”, dice Hertfelder.

“Corremos el riesgo que la familia vuelva a ser la gran abandonada en los programas electorales“, añade.

El presidente del IPF opina que, “mientras los partidos políticos españoles van anunciando sus propuestas y apuestas en la campaña electoral, la familia sigue sin recibir la atención que merece”.

“Aunque los partidos políticos mencionan de vez en cuando la importancia de la familia, e incluso algún partido ha anunciado alguna medida concreta interesante (Ministerio de la Familia, Ley de Familia…), siguen sin afrontarse de verdad los grandes retos de la familia en España”, asegura.

Las cuatro discriminaciones

El IPF hace un análisis detallado de las causas de la baja natalidad en España y de las discriminaciones de que son objeto las familias españolas y las explica de la siguiente manera:

1. España es el país que menos ayuda a las familia y es uno de los países de la UE con menor tasa de fecundidad.


Constata el IPF que “el descenso de la natalidad es mas pronunciado cuanto menos ayudas a la familia existen en un país” y que “las ayudas por hijo tienen una clara incidencia en el ratio de fertilidad”.

Para ilustrarlo, el instituto que preside Hertfelder ha elaborado una gráfica, que se puede ver al pie de las fotografías que acompañan esta información, en la que se observa claramente como “los países con menores ayudas tienen menor tasa de fertilidad”. España roza la línea ‘cero’.

2. España sigue aplicando una ayuda por hijo a cargo restrictiva y discriminatoria.

Asegura el IPF que, “mientras en Europa la universalidad de las ayudas es un hecho, en España la mayoría se limita con bajos niveles de renta, convirtiéndolas en ayudas a la integración social, no de apoyo a la familia”.

En la ‘Tabla 1′ que adjuntamos se puede ver que la posición de España con respecto a sus socios europeos deja mucho que desear. Sólo Bulgaria y Polonia conceden menos prestaciones por hijo a cargo.

Al mismo tiempo, “mientras más del 70% de las naciones europeas dan esta ayuda de forma universal, España no sólo está en el grupo que discrimina a parte de sus familias, sino que establece unos límites de renta tan exiguos, que la hacen inaccesible a la mayoría de las familias”, agrega.

“Tras la última actualización (aplicable a partir del 2008), sólo las familias cuyos ingresos brutos totales anuales sean inferiores a 11.000 euros podrían cobrar esta ayuda (con pequeños incrementos cuando tengan más hijos)”, dice el informe del Instituto de Política Familiar.
“Los límites son tan ridículos que hace que una familia española en la que ambos cónyuges cobrasen el Salario mínimo (SMI) (7.998€ año en 2007), superarían este límite de ingresos y por tanto estarían excluidos de la citada ayuda”, remata.

4. El importe de la ayuda a las familias españolas, muy alejado de la media europea.
La “cuantía ridícula” que perciben las familias españolas por hijo a cargo, “24,25 euros por mes para rentas inferiores a 11.000 euros (a partir de 2008)” está “muy alejada de los 120 euros al mes (y universal) de media que le destina Europa” explica el IPF.
España sólo supera con esta ayuda “a países como Portugal, Grecia o países de la ampliación como Letonia o Bulgaria, con un nivel económico muy inferior y donde esa ayuda puede resultar más importante”.

“El incremento de la cuantía a 41,6€ por mes, a partir del 2.008 (y con límites de renta) pero sólo para niños menores de 3 años, se debe considerar más un parche de marcado carácter electoralista y sin apenas incidencia en las familias españolas”, concluye.
“Muy inferior al coste real”

El IPF añade en su informe que la ayuda que otorga el Estado español a las familias por hijo a cargo es “muy inferior al coste real de cuidado de un hijo, que se ha ido incrementando con el tiempo“.

“Si esta cuantía es ya de por si insignificante, lo agrava aún más el hecho de que lleve congelada desde el año 2.000, lo que ha provocado la pérdida de gran parte de su escaso poder adquisitivo”, dice.

Así, “mientras el coste destinado por las familias para el cuidado de los hijos se ha incrementado en un 25% en los últimos 6 años, pasando de ser 4.359 euros en el año 2.000 a 5.456 euros en el año 2006, con un incremento del 25% en estos 6 años, la prestación familiar por hijo a cargo ha permanecido congelada desde el año 2.000“.

El informe del IPF concluye que, ante el grave problema demográfico, “España debe tomar medidas cuanto antes”. “Es necesario establecer como medida básica de política familiar (y al mismo tiempo colaborará a una mejora de la demografía) una ayuda por hijo universal, extensible en caso de estudios o paro más allá de los 18 años, con una cantidad suficiente (125 €/mes) y modulable en función de las necesidades específicas de la familia: familias numerosas, con bajos ingresos, etc.”

Esta ayuda, dice Hertfelder, “no solo beneficiará al equilibrio social y demográfico, sino que representa la mejor forma de que la sociedad colabore a hacer efectivo el derecho de las familias a tener los hijos que deseen (actualmente las mujeres querrían tener un hijo más de media)”.

No hay comentarios:

Lo más leído en Ayuda Familiar